Introducción

on

Desde el año 2013, y como parte de su programa de responsabilidad social empresarial, la empresa Securitas estableció una alianza con la Asociación Conciencia, una de las organizaciones de la sociedad civil Argentina con más prestigio y trayectoria en intervenciones en el sector educativo formal y no formal, para abordar un tema que en los últimos años ha cobrado creciente relevancia: la prevención de la violencia escolar.

Una sociedad democrática y pacífica se construye y desarrolla sobre la base del respeto, el valor a la vida, la libertad, la tolerancia, la pluralidad, la no discriminación, la solidaridad, la confianza, la amistad, la integración, la diversidad, el disenso, la construcción de consensos y la resolución pacífica de los conflictos.

Estos conceptos forman parte de las llamadas habilidades para la vida que todos los niños y niñas requieren comprender y practicar cotidianamente para ser conscientes y ejercer sus derechos humanos, fortalecerse como personas, desarrollar sus relaciones sociales, y prepararse para una participación activa y protagonista en el desarrollo de sus comunidades.

Así nace el Programa “Convivir”, con un enfoque que pretende abordar constructivamente la prevención de la violencia escolar, particularmente en el nivel primario, a partir de considerar que la educación es un derecho humano, consagrado en la Convención sobre los Derechos del Niño, y que ésta puede darse sí solo sí, se desarrolla en un ambiente seguro. Una educación que además, le brinde a los niños y niñas la oportunidad de desarrollar su personalidad, aptitudes y capacidades mentales y físicas hasta el máximo de sus posibilidades, y prepararlos para ser personas respetuosas con otras personas, responsables, pacíficas y respetuosas con el medio ambiente en una sociedad libre.

Estamos convencidos que los valores y principios democráticos que sostienen la convivencia de una comunidad, y entre las comunidades, deben ser desarrollados desde una temprana edad, para que los niños y niñas puedan experimentar y apropiarse de procesos de aprendizaje que implican una práctica cotidiana de la convivencia basada en el respeto y ejercicio de los derechos humanos. Una convivencia centrada en el desarrollo de habilidades para la vida y competencias que promuevan tanto el desarrollo de la autoestima y la auto-confianza, el cuidado, el amor, el respeto y el reconocimiento de sí mismo y del otro como un igual, como también la toma de decisión racional, la resolución creativa de problemas, la construcción de acciones colectivas, colaborativas y solidarias comprometidas con el bienestar de su comunidad, el país y el mundo.

Convivir es un aprendizaje conjunto, colaborativo y cotidiano, que envuelve todas nuestras decisiones individuales y las relaciones sociales que desarrollamos. En síntesis, “Convivir” se trata de “Aprender a Vivir con Otros”.

El Programa Convivir se implementa actualmente en el Municipio de Tigre y abarca a todos los cuartos grados de las escuelas públicas. En el año 2013, el Programa organizó 1.150 encuentros con 5.100 alumnos/as de 56 escuelas públicas con la participación de 173 docentes. En el 2014, el Programa alcanzó a 5.500 alumnos y 250 docentes de 56 escuelas públicas.

Desde el inicio, el Programa consideró a los docentes como el pilar más importante para lograr el desarrollo de una cultura de convivencia democrática en los estudiantes. Por este motivo, “Convivir” incorporó desde el primer momento talleres dirigidos a fortalecer el liderazgo de los docentes, tanto en el ámbito educativo como el social, brindándoles herramientas que les ayuden a diseñar e implementar prácticas educativas inclusivas, centradas en los estudiantes y fundamentadas en una perspectiva de derechos humanos.

En el marco de esta experiencia de trabajo, y teniendo presente la continua expresión de interés de los docentes de aumentar sus conocimientos y mejorar la calidad e impacto de sus prácticas -tanto dentro del aula como desde ésta hacia el resto de la comunidad- es que nació la idea de esta publicación virtual.

“Convivir Promoviendo Valores para el Futuro” fue concebida como una publicación que inspira a los docentes para profundizar su interés y formación en este tema, y les brinda herramientas para ser protagonistas de procesos de diálogo escolares y comunitarios sobre la temática, repensar enfoques y abordajes tradicionales, y desarrollar respuestas cada vez más complejas y contextualizadas a la gran diversidad de realidades que viven las instituciones educativas en general, y las aulas en particular, en relación con los factores que promueven tanto la violencia como aquellos que son decisivos para emprender cualquier estrategia de construcción de convivencia y cultura de paz.

“Aprendiendo a Vivir con Otros” propone abordajes complementarios para inspirar el desarrollo de prácticas pedagógicas a aquellos que ya se implementan durante el Programa, principalmente el de resolución de conflictos. Así, esta publicación incorpora ideas relativas a la educación intercultural, la educación para la paz, la educación cívica y ciudadana, la educación en cultura y artes, los deportes y el olimpismo y la educación en derechos humanos.

2

Educar en, y para la convivencia y la cultura de paz, requiere de propuestas educativas inclusivas, igualitarias y colaborativas entre los diversos actores involucrados: docentes, estudiantes, familias, directivos escolares, funcionarios públicos, miembros e instituciones de la comunidad en general. La violencia se previene con más paz, y ésta se cultiva, construye e institucionaliza como cultura toda vez que las personas observan que ella es el único destino de todos los conflictos, y la convivencia es el mejor medio para prevenirlos y resolverlos.

Esta publicación propone una estrategia de discusión interactiva con los docentes, que abra al cuestionamiento de los contenidos disponibles en las diferentes secciones. Esperamos enriquecerla con todos sus aportes, su conocimiento y el resultado de las prácticas educativas que la misma haya inspirado. Sus lecciones aprendidas, serán las nuestras.

Si la convivencia requiere de la responsabilidad y el esfuerzo de todos, la paz, nuestra meta de llegada tiene que reflejarse en un resultado de comunidad educativa más inclusiva e igualitaria.