El rol de las Artes y la Cultura

La respuesta a esta pregunta es positiva. El arte es una experiencia liberadora capaz  de contribuir a crear nuevas formas de convivencia, cambio social y vínculo entre las culturas. Un campo de conocimiento, y sobre todo de acción, capaz de democratizar relaciones sociales. Por eso, el acceso y disfrute del arte y la cultura son un derecho humano. En el marco de las problemáticas sociales y de la necesidad de emplear estrategias para construir la paz y promover la inclusión y la justicia social, el arte y la cultura se transforman en herramientas necesarias para preparar a los niños, niñas y jóvenes en habilidades para la vida.

En los últimos años, el cúmulo de investigaciones y prácticas en este ámbito ha crecido y se ha expandido hacia la complementariedad con el resto de las artes. Las artes y la cultura representan en algunos curriculums, como el de la República de Costa Rica “Ética, Estética y Ciudadanía”, un ejemplo de cómo este tema no solo puede transversalizarse sino convertirse en el punto de partida de todo aprendizaje, incluyendo la matemática, la literatura y las ciencias.

La investigación indica que el involucramiento en las artes en el curriculum escolar no sólo mejora el logro académico, sino también la asistencia y la participación en las escuelas, auto-estima, resolución de problemas y colaboración. El uso creativo de las artes y los medios de comunicación, entre los cuáles puede concebirse el teatro, las radios comunitarias, las redes sociales, empoderan a grupos excluidos al darles una voz en la sociedad y transmitir sus mensajes de un modo masivo. A través de la práctica de las artes y la cultura, las propias culturas se reflejan en otras y van reconociendo e incorporando la diversidad. “Así como benefician al individuo, muchos programas han utilizado las artes para transformar comunidades.” En este sentido, según el Boletín del Programa Interamericano sobre Educación en Valores y Prácticas Democráticas (2010), “las artes no sólo contribuyen a la integración social de los individuos sino que también fortalecen las relaciones sociales, las identidades y las capacidades para construir redes.”

“El aprendizaje del arte y de la cultura en las escuelas constituye una de las estrategias más poderosas para la construcción de una ciudadanía intercultural. La presencia del arte en la educación, a través de la educación artística y a través de la educación por el arte, contribuye al desarrollo integral y pleno de los niños y de los jóvenes.” Organización de Estados Iberoamericanos, Programa Educación Artística, Cultura y Ciudadanía.

13

Los organismos internacionales han sido los que más impulso han dado a este tema a través de procesos de diálogo político –por ejemplo diálogos entre Ministros de Educación y de Cultura-, y distintos tipos de recursos que se reflejaron con el correr de los años en el desarrollo de prácticas de políticas, programas e iniciativas. El acceso al arte y la cultura están concebidos como un derecho humano, por lo que además de aprender sobre su práctica es clave concientizar a los niños, niñas y jóvenes para la realización de acciones relativas a su defensa y promoción, como estrategias directamente relacionadas al respeto y valoración de la diversidad. El arte y la cultura interactúan con la educación ciudadana, la educación intercultural, la cultura en la legalidad y los medios de comunicación. Estos últimos posibilitan una expresión creativa de mensajes masivos y con un sentido público.

En el año 2010, la Organización de los Estados Americanos sentó un precedente en las Américas al comenzar a trabajar en la relación entre las artes, la cultura y la construcción de una cultura de paz. Más tarde ese trabajo se focalizó hacia el uso de las artes, la cultura y los medios de comunicación en la promoción de la educación ciudadana. La serie de proyectos que se generaron en este marco fueron el producto de un diálogo sin precedentes entre Ministros de Educación y de  Cultura del continente: Un video, un manual de trabajo, y un portafolio sobre el rol de las artes, la cultura y los medios de comunicación en la promoción de la educación para una ciudadanía democrática.  Este portafolio contiene 14 experiencias de distintos países de las Américas que demuestran cómo las artes, la cultura y los medios de comunicación contribuyen a estrechar los lazos sociales de niños, niñas y jóvenes, mejorar su preparación para el ejercicio de una ciudadanía activa, crítica y participativa, y a fomentar el acceso a oportunidades para lograr su plena integración e inserción en la sociedad. Las iniciativas recogidas de gobiernos, instituciones educativas y organizaciones de la sociedad civil promueven entre sus participantes una nueva lectura de su vida propia y del mundo que los rodea, preparándolos para actuar conscientemente en la creación de una sociedad democrática que nace de la interacción entre sus ámbitos: el aula, la escuela, la familia, la comunidad, la sociedad a la cual pertenecen.

Entre las experiencias a destacar de este portafolio para niños y niñas, recomendamos:

Por su parte, la Organización de Estados Iberoamericanos, en el marco de las Metas 2021 , ha promovido este tema como uno de los ejes de la política pública educativa. Las investigaciones más importantes han sido Educación artística, cultura y ciudadanía. De la teoría a la práctica” (2011) y “Educación Artística, Cultura y Ciudadanía”. Otras publicaciones de interés pueden encontrarse en este enlace.

Además del enfoque sociopolítico que se quiere brindar a la enseñanza de las artes y la cultura, la OEI ha bregado por mejorar el posicionamiento en las políticas educativas de la educación artística –tanto a nivel curricular como presupuestario-, considerando su potencial –demostrado por la psicología, la neurociencia, la educación y los valores –de transformar la dimensión humana, el conocimiento, la creatividad, y los sentimientos, y conectar culturas que derriban muros y fronteras de países e instituciones.

Además de publicaciones, la OEI ha desarrollado recientemente ofertas de formación en línea sobre educación artística específicamente, y también en relación con las nuevas tecnologías. Un ámbito que sin duda debe continuarse explorando a la luz de la interacción mostrada con los medios de comunicación.

Por su parte, las Naciones Unidas, a través de su agencia UNICEF, ha trabajado desde hace muchos años en la importancia del vínculo entre las artes, la cultura y los medios de comunicación para favorecer el liderazgo y protagonismo adolescente. Muchas de las prácticas de LACVOX – Red Regional de Adolescentes Comunicadores de América Latina y el Caribe, pueden también revisarse y replicarse con niños y niñas en el nivel básico de la educación.

Vale la pena también rescatar la publicación sobre Arte y Ciudadanía realizada en 2008 conjuntamente entre UNICEF y el Ministerio de Cultura de la Argentina, la cual muestra los aportes de los proyectos artístico-culturales que se producen por ejemplo en el ámbito de la música y el teatro, a la construcción de ciudadanía de niños, niñas y adolescentes desde un enfoque de derechos humanos que potencia su expresión de las realidades y conflictos que viven, y la participación en proceso de diálogo y toma de decisión en interacción con adultos y pares.