Educación intercultural

on

En 1996, la Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI, liderado por Jacques Delors presentó a UNESCO el informe La Educación Encierra un Tesoro, denominado a partir de entonces el “Informe Delors”. Según este informe la educación debe basarse fundamentalmente en cuatro pilares: “aprender a saber, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser.” 

El informe Delors ha dado forma a políticas, programas e iniciativas educativas de todo el mundo así como también al trabajo que realizan organizaciones de la sociedad civil y organismos regionales e internacionales. Cabe resaltar que este informe colocó un particular énfasis en el pilar de aprender a vivir juntos, el cual se emplaza en el centro de todo proceso de aprendizaje y debe ser visto como una base fundamental de toda educación. Así, “Aprender a vivir juntos, desarrollando un entendimiento de los otros y de su historia, de sus tradiciones y valores espirituales, y sobre esta base, crear un nuevo espíritu, el cual guiado por el reconocimiento de nuestra creciente interdependencia y análisis común de los riesgos y desafíos del futuro, llevará a las personas a implementar proyectos comunes o bien a gestionar los conflictos de una manera inteligente y pacífica”. (Página 16 y 17)

Entendernos y accionar con los otros requiere de una educación intercultural, la cual se refiere a un proceso individual de adquirir conocimientos, actitudes o comportamientos que están vinculados a la interacción con diferentes culturas. Para contribuir a explicar cómo las personas de distintos orígenes, historias y culturas pueden aprender a vivir juntas pacíficamente, la educación intercultural propone un aprendizaje práctico sobre uno mismo, nuestra propia identidad, para luego aprender sobre los demás y sus diferencias, y finalmente, reconocer, valorar y respetar su identidad y la cultura.

Si bien es complejo esbozar una definición única sobre el significado de educación intercultural, existe un cierto consenso de qué competencias deben aprender los estudiantes.

El Consejo de Europa, a través de distintas publicaciones sobre Intercultural Learning (aprendizaje intercultural) sintetiza los principios sobre los cuales se apoya el aprendizaje intercultural de esta manera: Apertura hacia los demás; Respeto activo por los demás; Comprensión mutua; Validación de todas las culturas existentes; Igualdad de oportunidades; Antidiscriminación; Tolerancia a la ambigüedad; La aceptación de diferentes verdades existentes al mismo tiempo en torno a un mismo tema, realidad o concepto; Empatía o la capacidad de poder colocarse en el lugar del otro; Solidaridad, la cual representa el lado político, práctico y social de la empatía y comprende la capacidad de trabajar con otros, en un colectivo social, contribuir e interesarse en el proceso de aprendizaje de todos.